687 Vistas
Información

Los calentadores de paso

En nuestros días el uso de agua caliente en el hogar más que una comodidad es una necesidad, pues interviene en la preparación de alimentos, la desinfección de espacios y diferentes utensilios, así como en las tareas de higiene personal. Aunque existen diferentes métodos para calentar el agua, usar un calentador o boiler es la manera más fácil y práctica para disponer de agua caliente de manera rápida.

Calentadores de agua los hay de diferentes tipos, una gran variedad de modelos y tamaños. Ya sea que funcionen con gas, electricidad o energía solar, pueden ser de acumulación o de paso, siendo estos últimos los más utilizados en los hogares citadinos ya que permiten ahorrar espacio y energía. Además, por su modo de funcionamiento los usuarios pueden disponer de agua caliente al instante y prácticamente de manera ilimitada.

Calentador de agua de paso o Boiler de paso

Un calentador de paso puede funcionar por gas o electricidad y se diferencia de los calentadores de agua por acumulación en que no requieren de un depósito de grandes dimensiones para mantener el agua a una temperatura elevada. Por lo tanto, la cantidad de agua caliente que suministran no se ve limitada por la capacidad de dicho depósito y no se necesita de mucho espacio para instalar uno y garantizar su buen funcionamiento.

Como ya mencionamos, es su mecanismo de funcionamiento el que hace posible que disfrutemos de agua caliente de manera ilimitada pues un calentador o boiler de este tipo sólo se enciende cuando detecta que existe una demanda de agua caliente. Esto a través de sensores de flujo que, cuando abrimos la llave del agua caliente, detectan la circulación de agua y de inmediato ponen en marcha el calentador. El agua se calienta conforme circula por el sistema de tuberías del boiler, por ello puede mantener una temperatura constante y el suministro es ilimitado, claro, si contamos con suficiente energía y agua para mantener el boiler en funcionamiento.

Ventajas de los calentadores de paso

Los calentadores de paso también son conocidos como calentadores instantáneos y la principal ventaja de su uso es que tienen más eficiencia energética que los calentadores por acumulación. Esto se debe a que no mantienen un piloto encendido todo el tiempo, factor que además de ayudarnos a reducir nuestro consumo de gas o electricidad, contribuye al cuidado del medio ambiente. Se estima que el uso de calentadores instantáneos permite ahorrar hasta el 70% de consumo de gas si comparamos su gasto energético con el de un boiler tradicional.

Hoy en día hay muchas compañías que fabrican calentadores de paso y cada modelo tiene ciertas particularidades. Sin embargo, todos cuentan con un quemador y un sistema de seguridad compuesto por diferentes dispositivos. En la mayoría de los modelos podemos encontrar, según el tamaño del calentador, 6, 10, 14 o 18 espreas, superando el número de espreas que tienen los calentadores de depósito, lo que los hace además de seguros, bastante silenciosos. En su sistema de seguridad incorporan un sensor de temperatura que se encuentra en la cámara de combustión; un sensor de ionización encargado de detectar la llama; un sensor de temperatura a la salida de agua y una válvula de sobrepresión.

Instalación de un calentador de paso

Aunque la instalación de estos equipos sea bastante sencilla, se recomienda que se deje en manos de un técnico capacitado para garantizar que el calentador funcione correctamente y evitar riesgos por errores de instalación. El primer punto a considerar antes de instalar un boiler de paso es su ubicación. Independientemente del modo en que funcionen, los equipos deben instalarse en espacios donde circule el aire correctamente, de preferencia al exterior, evitando colocarlos cerca de rejillas de refrigeración y calefacción. Las tuberías empleadas para su instalación deben ser de cobre o de CPVC de al menos 1/2”. En caso de que se usen mangueras entramadas para la entrada y salida del agua éstas deben ser al menos de 1/2” y tener recubrimiento, mientras que la tubería de alimentación de gas debe ser de al menos 3/8” y se debe tener precaución de no soldar conexiones que ya estén enroscadas en conexiones del boiler.

Para mantener en buenas condiciones y funcionando correctamente es necesario darle mantenimiento al calentador al menos una vez al año. Las tareas de mantenimiento, al igual que la instalación, deben dejarse a cargo de un técnico especializado y en caso de que se presente alguna falla en su funcionamiento de inmediato se debe recurrir al servicio técnico para la reparación del problema.

Si bien, el uso de un calentador instantáneo representa varias ventajas, antes de adquirir e instalar uno se debe considerar que son equipos que funcionan a presión, por lo que el agua que se suministre al boiler debe mantener una presión constante para que el calentador funcione correctamente. Asimismo es importante considerar que algunos modelos no se pueden emplear con regaderas economizadoras de agua pues éstas permiten el paso de 3 litros de agua por minuto, mientras que los calentadores trabajan con un flujo mínimo de 4 litros por minuto. Por otro lado no son calentadores compatibles con monomandos.

En H2OTEK contamos con un extenso surtido de calentadores de paso eléctricos y de gas ideales para uso residencial, institucional e incluso industrial. Si deseas conocer los modelos que ponemos a tu alcance te invitamos a visitar nuestro catálogo en línea en el que encontrarás la descripción de nuestros productos. Para recibir mayor información o asesoría en la elección del equipo que se adapte a tus necesidades puedes ponerte en contacto con nosotros, en H2OTEK con gusto te brindaremos la atención que te mereces.

 

Etiquetas: , ,

Compartir Artículo

Artículos Relacionados

Menú